Costuras de la historia

Publicado: agosto 20th, 2017

Revista SML – Manual de Estilo 

⇒ Richard Sarman

 

La historia de Chile no sólo se compone de actas y armisticios, sino de visionarios empresarios que decidieron concretar sus sueños, fundando las tiendas y comercios que darían forma a una nueva nación. Entre recesiones y bonanzas económicas, gran parte de nuestra herencia comercial se extinguió, por lo que las marcas que hasta el día de hoy existen son aquellas que supieron reinventarse para sobrevivir. Es en esta supervivencia, no sólo a la economía sino también a la galopante globalización, que se evidencia el dicho popular de que la verdadera calidad es eterna.

En 1945 los hermanos Luis y Sergio Romero decidieron abrir una tienda especializada que produjera artículos de cuero de forma artesanal. Acordaron que los productos serían inspirados en la tradición inglesa, y que pondrían especial énfasis en la calidad y la autenticidad de cada uno de sus diseños. Así, en un taller ubicado detrás de la tienda sobre la Av.Providencia y con sólo tres artesanos, nació Romor´s, que rápidamente se consolidaría como referencia de estilo tanto en el circuito ecuestre, con las mejores alforjas, aperos y fustas de la industria, como también a través de los icónicos accesorios que hasta el día de hoy caracterizan a la marca: maletines, cinturones, billeteras, bolsos de viaje y carteras.

Rápidamente Romor´s se convertiría en uno de los locales comerciales pioneros en Santiago, emplazándose en un barrio que hasta entonces había sido exclusivamente residencial. Ante un constante aumento de demanda, y una cartelera de clientes de alta fidelidad, Romor´s continuó ampliando su gama de productos, integrando accesorios de escritorio, porta-documentos, álbumes de cuero, mocasines, zapatos de verano, portarretratos. Tal sería su popularidad, que entre sus clientes llegó a haber más de un Presidente de la República.

Para los años 70, Romor´s había ampliado su popularidad a los jóvenes santiaguinos, entre quienes reinaban sus exclusivos accesorios. A fin de mantener su posicionamiento entre adultos y jóvenes, los hermanos Romero siguieron siempre diseñando cada uno de los productos que vendían, complementando sus ideas con esporádicos viajes en tren a Buenos Aires en busca de nuevas fuentes de inspiración y materiales. Fue así, que establecieron el cuero de chancho como marca registrada de su marca, cuya naturaleza evolutiva, tanto en color como en textura, agradaba enormemente al público nacional.

Con el paso de los años, y hasta el día de hoy, las generaciones siguientes de la familia Romero se han asegurado de mantener viva y vigente la marca, manteniendo su posicionamiento como protagonista indiscutido de la historia, pasada, presente y futura de la moda nacional.